sábado, febrero 25, 2006

En cada esquina del solar vacío


¿Quién, quién?
En cada esquina del solar vacío
Un niño llora de miedo, de pavor
El hombre gris tiembla de frío
Escancia infancias en licor

El viento, el viento de tus defectos
Sopla de aquí a ninguno de tus lados
Lados poliédricos, perfectos
Insanos, de dedos cariados, nihilistas
Que soportan, soportan alados
Más de lo apuntado en la lista

Entre ayer y hoy, una i griega
De dulce contoneo, de mágica
Letra, palabra, verbo y Dios por ende
Dios guerrero de justiciera espada
Digno de una égloga vacua y barroca
Barroco: Agonía del arte, últimos coletazos
La imaginación muere, llega la épica

Que Dios nos coja confesados
Y no nos vea profanar los rincones
Rincones, rincones fuera del camino
La última habitación espera al amo
(Si es que hay un amo entre algodones)
La jofaina ha cambiado el agua por vino

De ahí que
Seamos huérfanos
En un universo
Obra y presa de un
Dios dipsómano
Que vomita realidad
En cada esquina
De su solar vacío
Cayetano Gea Martín

1 comentario:

Circe dijo...

Curioso, de vómitos y pavor va lo último que escribí...

Buen poema! épico y tan duro y triste como la falta de esta en la vida. Será que hoy estoy lírica...

Saludos