jueves, septiembre 29, 2005

Epístola de desamor ficticia, femenina y epicúrea


Desde el dolor que me supone escribirte, te escribo esta carta de amor, esta canción desesperada, este dardo sin más intención que la de calmar mis nervios y la de pedirte un favor que sólo en tu mano está el concederme.

El daño que te hice, si te sirve de consuelo, amado mío, acude a mí ahora, multiplicado por cada minuto de mi existencia que no pasé a los pies de tu cama, contemplando tu respiración sosegada y temiendo porque algún día no pudiera contemplarla más, que me encontrara perdido, y varado en la orilla gris de estos días insulsos, vacíos, de amores furtivos y promesas de felicidad envueltas en hielo y ron.

Como me conoces bien, sabes que intento enternecerte, ablandarte y conseguir así, quizá, que el favor que te voy a pedir me sea cumplido. Sólo quiero una cosa, algo que sólo tú puedes cumplir y que me pertenece. Después, desapareceré. No volverás a saber de mí aunque me llevarás contigo y miraré por ti desde la triste distancia de las hojas secas del otoño.

No puedo evitar amarte y continuar amándote. Este amor me duele y quema y ennegrece mi carne; y mi reflejo del espejo me mira y se ríe de mí, me reclama su parte del pastel, como todos, como tú. Tú, que tienes algo mío y por lo que no puedo pagar rescate, porque nada tengo; todo va contigo, lo que queda de mí es una mera sombra de mujer que vaga por la calle equivocada.

Por ello, mi amor, te pido que me lo devuelvas, te lo suplico. Esta angustia de amor, este túnel sin salida, no termina, no llega a término y, lo que es peor, la desgraciada que te escribe esto no es capaz de no amarte ni de dejar de odiarse a sí misma. Como una marioneta con las cuerdas cortadas, el suelo me recibe y entorno mis ojos de madera ante la luz del sol, reservada ya para otras y otros.

Cayetano Gea Martín

7 comentarios:

tamicabri dijo...

Qué potito! Reflejas mu bien el amor no correspondido. Pero escribe alguna vez al que mola todavía más, al correspondido. Ok?
Un beso.

Anónimo dijo...

No escribas al correspondido. A ese ya le escribe mucha gente, y este que reflejas es el más jodido, el que más duele y el que ocurre con más frecuencia...
Gracias por recordarme lo que fue...

Kay dijo...

Creo que la correspondencia siempre se rompe por ambos lados de la soga, pero siempre es empático posicionarse en la otra orilla...

De nada, y me alegro si te ha hecho revivir buenos momentos... ¿anónima? ¡Ayy, como me fastidia que no os identifiquéis!

Kay dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Qué agradable sorpresa!; está bien, puede parecer que las sorpresas son siempre agradables, pero no siempre ésto se cumple!

ravinovich dijo...

me encantò anónima..encima recuerda lo que fue..mmmmcaye..averigua,averigua,hijo,que ya tienes edad de sentar cabeza!Una madre como yo no reconoce otro camino para un joven que el santo matrimonio.
Y sì.está horrible poner anonymous..no?

Anónimo dijo...

who´s ravinovich??