martes, enero 29, 2008

Hay

Hay un lamento de rosas fugaces
Cuando tus pasos crean el sendero
Tu camino se bifurca en dos haces
Uno va al mar, el otro rumbo al Leteo
¿Cuál eliges tú, Perséfone triste?
¿Hacia dónde tus pies de hielo
Se encaminan, pisando hojas grises,
Hacia la senda del mar al cielo
Hay un universo que fallece
Al dejarlo, agónico, en la estacada
Al matarlo con tu fugaz partida
Pero hay uno nuevo que florece
Cálido arrullo de fin de semana
Cuando te instalas, de nuevo, en vida
Cayetano Gea Martín

5 comentarios:

Margot dijo...

Esta mezcla de ternura y épica, querido Kay, se os ajusta a las vestiduras...

Pues guarda para cuando no haya, decía mi madre. Entre semana es lo que hay... jeje.

Un besote, a la espera y disculpado quedas (sólo por poco tiempo, no te pases, ricura!)

Isa S.B dijo...

Perséfone anda ahora de terapia intensiva, tanto paseo para arriba y para abajo le ha dejado un serio problema de raíces (de ahí sus pies de hielo o calzado permafrost). Y ahora más en serio, se te da bien eso de jugar con la vena lírica.
Saludos y ánimo que eso de las mudanzas es pero que lo de Hades para arriba, Hades para abajo.

Kay dijo...

Marga,
Pos sí: épico tierno que es uno...
Besos con retraso y lo que me queda...

Isa,
Muchas gracias por tus letras peinadas que han conseguido ver en el poemilla más cosas de las que hay, jejeje
Besos con prisa

... Esta semana anda la cosa complicada para colgar nada (no time)... Espero que Pedro se luzca y cuelgue él algo...

Besotes

DaliaNegra dijo...

Ainsss,mi corazón busca eso que describes.
Hermoso.
Beso***

Kay dijo...

Pues siga usted buscando, Dalia, que si no se juega a la lotería es complicado que toque :)

Besos de martes