martes, junio 27, 2006

Pierradas V (creo)


La iletrada imaginación de Monsieur Menard

Siempre me sorprendió la basta cultura que poseía Pierre. No había tema, arte o ciencia que no dominara, amén de su gran capacidad de síntesis. Y lo cierto es que me maravillaba más si cabe por el fascinante hecho de que era prácticamente un iletrado. Pierre se jactaba de no haber leído en su vida más de tres libros (otro día diré cuáles), sin contar algún que otro folleto turístico, y que el consumo de literatura no era en absoluto necesario para generar más literatura.
¿De dónde, pues, le venían las ideas? ¿De dónde procedía ese torrente de imaginación, esa profusión artística que le llevaba a escribir y a enfrentarse con éxito contra la rígida prosa, el complicado verso y la ardua dramaturgia? Baste aquí recordar, aunque dudo que nadie que lea estas modestas líneas ignore el hecho, que Pierre Menard fue el autor del Quijote. O más bien dicho, que escribió de nuevo El Quijote sin haberse leído una sola línea de la magna obra.


Las hipótesis

El por qué y sobre todo el cómo de la hazaña que efectuó Pierre, la invención contemporánea de la mayor obra literaria que vieron y verán los siglos, a provocado numerosas hipótesis en el seno científico, religioso y filosófico. Mi amigo y maestro, M. Menard, gusta de recortar y coleccionar algunos de ellos, ya que ni él mismo es consciente del origen de su fantástico don.
Señalo a continuación algunas frases que resumen las ideas básicas de dichas teorías:

Monsieur Pierre Menard basa su talento artístico en una peculiar dureza en la superficie de su rostro (...) Éste (su rostro), al que podríamos casi nominar como pétreo, hace que el sujeto en cuestión carezca por completo de sentido del ridículo o de escrúpulos.
M. Gerard Gauna, cronista deportivo

Resulta obvio que para comprender el talento de este ‘nuevo autor del Quijote’ hace falta mucha fe. Pero mucha, mucha.
Padre Antonio Díaz Viena, antiguo sacerdote y profesor de autoescuela

A veces pienso en todos los inocentes que he mandado a la cárcel y cómo algunos que se la merecen campan a sus anchas diciendo gilipolleces.
Juez Melchor Zampón, azote de homosexuales y madres viudas

Curioso caso, el del sujeto de estudio. A simple vista, se nos presenta como el típico sinvergüenza, que, con una falta total y absoluta de inteligencia, pero sin dejar de presentar por ello cierto sentido picaresco, se adjudica una especie de neopaternidad hacia la obra magna, por otra parte, totalmente indemostrable.
Pero, ¿y si fuera verdad? ¿Y si M. Menard no fuera un caradura sino que realmente hubiera hecho lo que él dice que ha hecho? ¿Qué explicación podríamos dar a semejante supuesto? ¿Habría que explorar las complejas aguas del budismo para así, conseguir afirmar que Menard es una suerte de reencarnación del genio español?

Lauri Perjantalainen, puericultor finés

¿Sería cierto? ¿Sería verdad que mi amigo fuera la reencarnación de Cervantes? Es una teoría que me veo avocado a investigar...
Cayetano Gea Martín

3 comentarios:

Pedro Garrido Vega dijo...

Y si la conjetura es cierta, ¿quién será el siguiente en poseer el espíritu de Cervantes? ¡¡¡ME LO PIDO!!!

Y una preguntita más. ¿Fue Cervantes el inicio o ya estaba él poseído por el alma de, digamos por ejemplo, Homero?

Kay dijo...

Homero nooo, que es un reprimido que no quiere admitir que Aquiles era gay...

Creo que el espíritu de Cervantes ya está cogido por nuestro común amigo Dan Brown, jejeje

Marga dijo...

Echaba de menos a Pierre!!

Pues no es por nada pero creo que la reencarnación de Cervantes debe ser Sanchez Dragó... ey, existen reencarnaciones perversas!! según los budistas es que ésta es de prueba... jeje