lunes, abril 16, 2007

Un ilustre.


Augusto Monterroso es uno de esos autores que me niego a no releer a lo largo de mi vida. Ayer releí Movimiento perpetuo, una miscelánea de textos (dos o más libros en uno solo, muy breve, como todo Monterroso incluido él mismo) en el que se muestra a sí mismo como escritor y como crítico de lo que le rodea, con ese humor suyo tan sutil. Recojo dos textos que se encuentran en el libro, cuya lectura recomiendo a cualquiera que desee pasar un buen rato (en todos los sentidos). Comienzo por un texto más sorprendente (para algunos podrá ser desagradable) que no es suyo, pero que está muy bien escrito y un segundo que es el fragmento final de un texto que lleva por título Beneficios y maleficios de Jorge Luis Borges. Disfrutadlos.

Yo siempre había odiado las moscas; el cosquilleo que hacen al posarse sobre la frente o sobre la calva -transcurridos los años da lo mismo- el ruido como de pequeños aviones que hacen al zumbar por las orejas. Pero lo verdaderamente horrible es cómo se posan en nuestros ojos abiertos que ya no podemos cerrar, cómo se meten en el hueco de nuestras narices, cómo entran en grupo en nuestra boca abierta que quisiéramos mantener cerrada, sobre todo cuando hemos quedado tendidos cara al sol, con un rifle bajo el hombro, antes sobre el hombro, pues no tuvimos tiempo de usarlo.

José María Méndez.
[...]
El encuentro con Borges no sucede nunca sin consecuencias. He aquí algunas de las cosas que pueden ocurrir, entre benéficas y maléficas.

1.Pasar a su lado sin darse cuenta (maléfica).
2.Pasar a su lado, regresarse y seguirlo durante un buen trecho para ver qué hace (benéfica).
3.Pasar a su lado, regresarse y seguirlo para siempre (maléfica).
4.Descubrir que uno es tonto y que hasta ese momento no se le había ocurrido una idea que más o menos valiera la pena (benéfica).
5.Descubrir que uno es inteligente, puesto que le gusta Borges (benéfica).
6.Deslumbrarse con la fábula de Aquiles y la Tortuga y creer que por ahí va la cosa (maléfica).
7.Descubrir el infinito y la eternidad (benéfica).
8.Preocuparse por el infinito y la eternidad (benéfica).
9.Creer en el infinito y la eternidad (maléfica).
10.Dejar de escribir (benéfica).
Fotografía: El enano junto al gigante (y, a pesar de todo, amigos).

3 comentarios:

Kay dijo...

Qué grande (y terrible) la historia de la mosca...

Y la segunda de Borges impresionante...

Sí, yo tampoco me canso de releer al bueno de Monterroso... Me encanta con qué facilidad y sentido del humor es capaz de desentrañar los sentimientos más ocultos, las verdades más supremas...

... Y su dinosaurio, por supuesto ;)

PD: ¿Dónde has conseguido esa foto? (Qué rematadamente feo ha sido siempre el Tío Julio)

Brainy dijo...

Internet es una joya para encontrar esas cosillas.
Lo de Julio es que no tenía remedio. Pero a lo mejor esa es la condición para ser buen escritor...
Imagino que le habrás reconocido en el anuncio de BMW...

Margot dijo...

Ummm me encanta!! La segunda ya la había leído y la primera la he tenido que leer desde lejos, agggg, jajaja.

Julio feo? anda, qué sabeis vosotros... hombres!!! jeje.

El anuncio es una pasada, mira que me joden los anuncios de coche pero este lo ví con la boca abierta.

Saludos, par de dos