viernes, diciembre 01, 2006

Ignorancia

Por no saber, no sabía nada, ni su nombre, ni su rostro, ni su edad, ni su olor.
No sabía, siquiera, si existía, y, por tanto, era eterno.

Pedro Garrido Vega

1 comentario:

mariel dijo...

Pedro querido
lo bueno,si breve ,dos veces bueno.Un abrazo
Mariel