sábado, diciembre 17, 2005

Sentí

Entonces, lo ví
Inconfundible verde
Hermosa suerte
Posada sobre mí

Entonces, sentí
Flor de coral
Lengua de cristal
Alma de rubí

Entonces, sufrí
Vida para nunca verte
Muerte para siempre
Calvario sin fin

Entonces, creí
Grisáceos reflejos
Lucha de espejos
Mar de alelí

Al final, comprendí
Que el fasto oropel
Que me iluminó
No era si no
El reflejo cruel
De una vida sin ti
Cayetano Gea Martín

1 comentario:

ravinovich dijo...

SENTIR.
Voir,sentir,entendre.
No vale la pena sólo sentir eso?
Los que ya hemos vivido casi el doble ,creemos,algunos,que sí.