jueves, enero 15, 2009

Extracto de la conferencia pronunciada por Pierre Menard ante la Asociación de Ovo-adictos de París



El huevo


Queridos amantes y fanáticos del sagrado óvulo gallináceo y sus variantes:

De todos los alimentos, el huevo es el más distintivo. ¿Quién no se ha dejado fascinar alguna vez por sus rotundas formas cual cuerpo de musa neolítica? ¿Quién no ha sentido nunca esa mezcla orgiástica de placer y sufrimiento que se produce al romper el cascarón contra el plato? ¿Quién no se ha sentido tentado jamás de meterse entre pecho y espalda ocho o nueve huevos de una sentada?

El huevo no es un alimento, es una forma sagrada que se venera en todas las culturas conocidas, desde los impávidos islandeses a los desecados bosquimanos. ¿Qué dios puede jactarse de lo mismo? ¿Y quién no se olvida de la muerte cuando ingiere cual néctar divino clara y yema a la par en una pantagruélica tortilla de doce huevos?

Queridos ovo-adictos; quisiera exponer cinco argumentos que sirvieran para terminar de convencer a los indoctos que aún no forman parte de nuestra noble y ovalada sociedad. Helas aquí:

1. ¿Qué otro alimento proporciona tamaña calidad de nutrientes beneficiosos para el cuerpo humano? Bien es sabido que un huevo medio de gallina europea proporciona proteínas, glúcidos y lípidos en dadivosas cantidades; amén de vitamina A, B1, B2, B6, C, PP, hierro, calcio, fósforo, magnesio, potasio y sodio. ¡Chupaos ésta, alimentos de segunda!

2. ¿Qué otro alimento puede ser preparado de tantas y variadas maneras, lo que sin duda contribuye a su óptimo disfrute? Fritos, a la plancha, en forma de mil diferentes tortillas, desde la francesa a la española, pasando por la tamagoyaki japonesa, revueltos para que yema y clara se coagulen mágicamente juntas, escalfados, a la cazuela, deshidratados, en salmuera, encurtidos, fertilizados ¡o incluso, y por qué no, crudos! ¡Uno nunca se aburre con un huevo!

3. ¿Qué otro alimento admite tantos ingredientes a su lado? ¡Piensen en ello! Devánense los sesos pensando en las infinitas recetas que pueden y, qué coño, deben incluir huevos. Desde la sagrada e ibera tortilla de patatas, hasta la de verduras, como masa de suflés y jugosos bizcochos, para elaborar exóticos panqueques y quiches. ¿Qué decir de la pasta al huevo? ¿Y los postres? Me tiemblan las piernas de la excitación enfermiza que me posee cuando pienso en todos aquellos que llevan huevo, como el merengue o el tocino de cielo, ¡el único postre que pone al ser humano en contacto directo con Dios! ¡Incluso los sabios y dipsómanos holandeses lo beben como ponche en su delicioso advocaat!

4. ¿Qué otro alimento puede ser encontrado en tantas especies animales distintas? Desde la noble y bendita gallina común (que los dioses guíen siempre sus cluecos pasos) hasta el enorme huevo de avestruz, pasando por los diminutos, pero tan plenos de sabor que me hacen mojar las enaguas, huevos de codorniz y de perdiz. También se pueden comer y están cojonudos los de pato, pavo, ñandú, iguana, tortuga y esturión. Sí, señores, no olvidemos que el caviar también es ¡un huevo!

5. ¿Qué otro alimento de origen animal es capaz de hacer que los enfermizos vegetarianos tengan que añadirlo a su parca nutrición de querer seguir vivos éstos?

Por todas estas características, les conmino, señores y señoras de la A.O.P., a que alcemos muy alto nuestras voces para que los estultos nos oigan allende los mares, a que utilicemos nuestro intelecto superior gracias al consumo masivo de acetilcolina para hacer llegar nuestro mensaje a todos los pueblos de la tierra: ¡Consuman huevos, mamones!

Me adhiero totalmente a la postura de nuestro queridísimo presidente electo, Monsieur Géant Oeuf, de convocar con carácter de urgencia una reunión en la cual pidamos al grueso de los países europeos que se obligue a todos los ciudadanos a consumir un mínimo de dos huevos de gallina diarios, o su equivalente en otras especies. Todos nosotros creemos firmemente en el increíble beneficio que supondría para el desarrollo de la humanidad.

¡Llega la ovolución!



Monseur Pierre Menard


Traducción: Cayetano Gea Martín


14 comentarios:

Alfredo C. P. Carrozza dijo...

¡¡¡Qué rico unos huevos frito, con beicon y salsa picante!!!

Isa SB dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Elisa dijo...

No creí que se escribiera tanto sobre el huevo.
A mi me lo prohiben por el colesterol, pero me alegro por ti hombre que hayas encontrado todas esas ventajas!
un abrazo desde uruguay, con 35º de temperatura,
elisa

Isa SB dijo...

No sé, no sé... ese Monsieur Géant Oeuf me suena a que ya está en boca de todos allende los mares, sin artilugios ni parafernalias, como de andar por casa, que le dicen 'hueón'...
Propongo una campaña 'autobusera' al estilo 'Dios existe, Dios no existe' y tiro porque me toca (lease post de nuestra querida Margot) para promover tan 'alimental manjar'.
Un abrazo (y cuidado con el Huevo Feroz).

Kay dijo...

Alfie,
¿Qué ha pasado con mi comentario? Qué cosas tiene el ordenador del curro... Nada, sólo te decía que a ver si después del detergente otra alma caritativa le da por echarte (como dicen los canarios) sal en el huevo...
Abrazos, fama

Elisa,
Que no soy yo, que es Pierre Menard, yo soy (como dirían Les Luthiers) un mero reproductor...
Y lo de los 35ºC si es para dar envidia pues... ¡conseguido!
Ovo-ósculos desde Madrid a 0ºC

Isa,
Tienes más razón que una santa: ¡Campaña de autobuses ya! Creo que podría ser "Huevo pero existo".
¡Se admiten sugerencias!
Besos redondos

Isa SB dijo...

kay, quizá para el autobus vendría mejor un 'ruedo ergo huevo' o un ' y 'el huevo se hizo verbo y habitó entre nos'.
Un beso pasado por nieve.

Kay dijo...

Mmmm... Me gusta lo de "ruedo ergo huevo"... Me lo apunto como lema...

Alfredo C. P. Carrozza dijo...

Lo más interesante, es que después de detergente-sirenita, no me amargué tanto -según experiencias anteriores-
Así que nada, espero encontrar otra que me ponga sal a los huevos, y que me los coma de paso...

DaliaNegra dijo...

mmmm, mi plato preferido:huevos fritos con patatas :)))placer de ateos y creyentes...
Besos,Kay***

Kay dijo...

Alfie, tío, fama mía,
Calma esas hormonas o te veo mal. Quizá va siendo hora de que abandones tu celibato voluntario...

Dalia,
¿Y quién es capaz, moro, ateo o cristiano, de resistirse a un sugerente, untuoso, placentero, tentador, provocativo e incitante plato de huevos fritos con patatas?
Besos con aceite

Nestor dijo...

Me ha gustado...
Un huevo XD

Kay dijo...

Thanks, Tens!

Margot dijo...

Jajajaja

Sencillos y humildes, los huevos... y tan dúctiles a la hora de combinar!

Me declaro ovoadicta.

Besos, loco muá!

Kay dijo...

"Dúctiles", esa era la palabra que se me olvidaba, cachis.

Besos redondos!