jueves, enero 08, 2009

El mismo poema

Cacé el bolígrafo al vuelo,
Más obligación que placer;
Sé que escribir es un deber:
¡Ciego y triste consuelo!

Pero hoy, para no variar,
Surgen los mismos temas
Que vierto en mis poemas.
¡Cruel destino circular!

Así que, me niego en firme
A siempre lo mismo escribir.
Harto estoy ya de repetir
Sin parar, lo que sigue:

Malos sonetos
De chochos ancianos,
Con niños de la mano.

Feos caretos,
Y siempre Madrid,
Recuerdo sutil.

Blancos baretos
De cruel experiencia.
Y Dios y la ciencia.

Flores y setos,
Inútil equipaje
Y ropa de encaje.

Torpes cuartetos,
Ataques verbales,
Sexo a raudales.

Licor Amaretto,
(Frikismos varios).
Humor de urinario.

Pinocho y Gepetto,
Infancia perdida,
Tierras prometidas.

La Maga y Loreto,
Luces y sombras:
Mágica alfombra.

Niñatos del Metro,
Despojos mortales.
La vida y sus males.

Reyes y cetros,
Golpes de estado.
Hoy y el pasado.

Vintage y retro.
Barrio pintoresco,
Tul con arabescos.

Nórdico espectro.
El sur en la sangre.
Bosques y carne.

Y en fin,
Resumiendo,
No son mil
Desvaríos,
Apenas vendo
Treinta y seis
De los míos
Cayetano Gea Martín

12 comentarios:

Alfredo C. P. Carrozza dijo...

Ostras chaval... escribir por obligación tampoco es bueno.

No te preocupes, si quieres puedes venir a mi casa para que me abraces y nos quedemos durmiendo los dos juntitos...

Elisa dijo...

a mi a veces escribir tambien se me hace una obligación, una válvula de escape para todo lo que guardo pero cuando llega el momento de plasmarlo enla hoja siempre llego al mismo lugar.
un beso
elisa

Kay dijo...

Alfredito,
Eres un pedazo de... En fin, que ya lo sabes, tío cruel. Me toca, pues: ¿Qué tal la sirenita? ¿Cunde más de lo que cuesta? :p
¡Vete a que te arrumien!

Elisa,
¿Y no te pasa que, por lo contrario, estás en el autobús, o trabajando, y no puedes escribir en ese momento y es cuando te viene la mejor idea de la semana? ¡Argh, las musas veleidosas!
Un beso
Caye

Kay dijo...

Por cierto, Elisa, ¿por qué no me deja acceder a tu blog? ¿Lo has cancelado? :

Alfredo C. P. Carrozza dijo...

Detergente ahí está... creo que va por el mal camino. Tendré que plantearme un plan de salvamiento.

Toc Toc

Alfredo C. P. Carrozza dijo...

Oye, porque no tengas éxito una noche, no significa nada. Total, ya te los has montado encima mío... así que...

Kay dijo...

Me encanta cuando un personaje tan perfecto gramáticamente como tú la caga y puedo ensañarme: ¡No se dice "encima mío", boludo, si no "encima de mí", que es locativo, no posesivo! :p

Alfredo C. P. Carrozza dijo...

Estaba pensando alguna manera sarcástica y audaz para contestarte, pero he de sabios aceptar la derrota. Además no tengo fuerzas, después de una pésima velada ridícula con detergente digna de comentarla en mi blog (todavía no me decido). Pero bueno, para no dejarte con el agua en la boca, todo bien... pero la sucesión de unos eventos "desafortunados" me da la sensación que tengo el destino en contra y todo Suecia...

Margot dijo...

36 desvaríos no es mal número... tendría que recontar los míos pero me temo serán igual de recurrentes.

Como mis besos, ey!

MalaVida dijo...

Pues si esto es lo que te surge del deber, qué no saldrá del querer, del querer escribir, claro.
Yo lo del escribir por obligación me lo impongo para superar el pánico al folio en blanco. Cómo me cuesta plasmar lo que pienso con orden y concierto.

Nestor dijo...

¡¡La rima libre es de nenas!!
¡La poesia de machotes son los versos alejandrinos!

XD
Firmado por el tío que no ha abierto un libro de poesía en su vida. :P

Kay dijo...

Alfie,
Siento oírlo, tío...

Marga,
No me vengas con modestias ahora, como si no supiera yo cómo escribes, no te digo..
Eso sí, los besos que me lanzas pueden seguir siendo recurrentes, no me importa que no sean sinceros :P

¡Ay, MalaVida, ay el pánico en blanco! Oye, buen método para superarlo, me lo apunto.
Besos en blanco

¡Oh, Néstor, oh, tú, criatura plúmbea de níveos brazos! Deseo que encuentres a las musas de la poesía más allá de las ajadas páginas de tus mangas pornográficos! XD