viernes, enero 02, 2009

El hígado pincha y las nubes se levantan...

En este año nuevo igual que el anterior, me doy cuenta de que cada vez tiene menos de especial para mí las nimias medidas temporales que creamos a base de calendario juliano... La vida se convierte en una mera sucesión de días y de noches, que, al fin y al cabo, es lo lógico y lo normal.

Desde mi refugio antinuclear, veo a Homer Simpson y a Peter Griffin saludarme y pedirme que abra una Budwaiser y una bolsa de patatas fritas y me una a ellos. No sé, quizá este año recaiga en la estulticia capitalista... Ya veremos. Me prometí que volvería a hacer ejercicio y que dejaría de darle al frasco con tanta frecuencia. Ya no hay excusas. Me encuentro más o menos bien después de mi debacle sentimental y no tengo motivos para seguir autodestruyéndome ("en plan destroyer", Brainy y Elías dixit).

Ya casi no tengo sombra si me pongo de perfil, y se me está poniendo un color de cara sabinero-crápula que no es normal. ¡Y encima así ligo más, maldita sea! Me tiré cuatro años (hace ya) fuertote y guapete y no me comí un colín. En este Madrid canallesco, cuanto más crepuscular, más follas. No lo entiendo muy bien... Será el tipo de público que ronda los bares y que demanda eso...

De momento, comentarles que tengo que escribir un amplio artículo sobre los fundamentalismos, tanto de un palo como de otro, aunque no sé cómo cojones enfocarlos sin caer en otro fundamentalismo: el del camino medio...

En fin, que si por lo menos estas navidades han servido para que tengan ustedes unos días libres, me alegro de todo corazón.
Suyo,


Cayetano Gea Martín


9 comentarios:

Alfredo C. P. Carrozza dijo...

Me alegro que nos sigas restregando por nuestros hermosos rostros el hecho que follas como nunca... ¡cabrón!

Feliz Año Golozón

Isa SB dijo...

Feliz año nueve y... ¡de caer en estulticias nada blogastero! (ni tan siquiera capitalistas).
Un abrazo.

Kay dijo...

Alfredito, trolín, que era una crítica, no una alegría...
Feliz año nuevo y sigue persiguiendo detergentes :p

Isa, procuraremos, procuraremos... Es que es tan confortable la vida acomodaticia... ¡Me tienta, me tienta!
Abrazos 20 y besos 09

Elisa dijo...

hola, gracias por pasar pormi blog
me gusto tu post mezcla de ironía y de verdad -- me alegro de que folles como nunca
besos
elisa

MalaVida dijo...

Lo cierto es que, como bien dices, la decrepitud ha llegado a convertirse en un cannon de belleza, sólo hay que echar un vistazo a alguna revista de esas que marcan las tendencias, para ver sacos de huesos vestidos de Channel. Ayyyyy!!!!, qué tiempos aquellos los de Cindy Crawford and company, al menos tenían carnes que envidiar.

Un saludo y feliz 2009

Kay dijo...

Elisa, un placer...
Lo cierto es que me ha gustado bastante tu espacio. Ve con cuidado o me convertiré en un asiduo...
Del folleteo creo que todo en exceso es malo y que debería cortarme y no dejarme seducir tanto por cantos de sirena...
Besos y abrazos

Mala Vida,
¿Será que vuelve la moda del siglo XIX? Con la proliferación de tribus urbanas (además de la moda, como bien señalas tú), parece posible: entre góticos, postmodernos y hemos se lleva el look ojeroso y demacrado (el maqueo "sabinero" o "bunburizado")...
¡Pero hay que cuidarse y mi plan de rehabilitación (de momento) se va cumpliendo!
Besos desde mi celda...

Margot dijo...

Pues aplícate el cuento... el camino del medio, mi niño!! a ver si ahora vas y te vuelves cartujano... mira que eres!!

Cada etapa su momento, cada una sus ademanes... y pasar por ellas, no? ahora a otra cosa mariposa!!

Crapula mía, yo te seguiré apreciando en su justa medida: la que se ajusta a ti y tanto me gusta. Y esa no cambia con estos bandazos.

Besos gregorianos!

Elisa dijo...

hola! gracias por tu comentario
un abrazo desde uruguay!
elisa

Kay dijo...

Marga,
Don't worry, I'm still safe & sound
Kisses

Elisa,
Te devuelvo el abrazo transoceánico.
Cheers!