jueves, septiembre 20, 2007

El Señor López

El señor López abrió la puerta para descubrir que su dormitorio ya no estaba allí. Sorprendido, miró hacia el pasillo para comprobar si se había equivocado de habitación, de casa o de mundo. ¿Estaré borracho?, se preguntó en voz alta, pero con poca seguridad. Había oído casos de gente que tiene un defecto en no sé dónde que les hace producir alcohol de manera orgánica. Quizá eso era lo que pasaba, o algún tipo de alucinación semejante.

Porque lógico no era, no.

La puerta de su dormitorio daba acceso ahora a una playa tropical. No es que se quejara, entendámonos, pero le parecía, cuanto menos, peculiar.

Muy peculiar.

Dos macizas ataviadas con tan poca ropa como era posible salieron a su encuentro, moviendo las caderas morenas al son de una melodía hawaiana. Cogiéndole de las manos, le invitaron a pasar y a tumbarse con ellas en una hamaca. Esto no tiene sentido, se dijo, debo estar soñando, lo cual rompió el hechizo.

El señor López se despertó, empapado.

Rezó porque fuera solamente en sudor.


Cayetano Gea Martín



Oráculo: Tiene diez segundos para conocer la respuesta exacta a la pregunta que usted siempre se hizo...

Señor López: Ah...

Oráculo: Uno, dos, tres,...

Señor López: Eeh...

Oráculo: Cuatro, cinco, seis, siete,...

Señor López: Umm...

Oráculo: Ocho, nueve, diez. Listo.

Señor López: Estee... ¿Q-qué... qué.. qué hora es?

Oráculo: Seis menos cinco. Que pase el siguiente.

Señor López: Pero... No, no pude pensar y yo qui...

Oráculo (al siguiente): Tiene diez segundos para conocer la respuesta exacta a la pregunta que usted siempre se hizo...

Carlos Trillo y Horacio Altuna: Las Puertitas del Señor López

2 comentarios:

Isa S.B dijo...

Me has recordado una película 'The mirror mask', quizá no sólo fuera un sueño, quizá fuera el otro lado del espejo.
Saludos (también para el oráculo)

Kay dijo...

ISA: Quizá... Quién sabe. Quizá la línea entre sueño y el otro lado de los espejos no sea muy grandes...
Saludos de retorno agradecidos de mi parte y de la del oráculo