lunes, septiembre 24, 2007

Deux Ex Machina

Perdóname, padre, porque he pecado. He cometido crímenes horrísonos, de esos por los cuales te condenas irremediablemente. He pecado por y contra natura, he ofendido a mis semejantes y he practicado con enfebrecido deseo el vicio de Onán.

Me acuso de haber escuchado música no sacra, de ir en compañía de mujeres de mala vida, y de hombres de mala catadura. Nada de lo que diga puede hace que expíe mis pecados, pero si me das una oportunidad más, te prometo que haré propósito de enmienda.

Hoy alzo mis brazos hacia Ti, confesando todo lo abominable y perniciosa que ha sido mi existencia. ¿Podrás perdonarme, en Tu eterna misericordia? Tienes ante Ti a un sincero arrepentido, a un penitente a partir de hoy. Prometo dedicar lo que me reste de vida siendo bueno para con los demás, entregar mi espíritu envilecido a una causa mayor, a la única y verdadera. La Tuya.

¿Puedes oírme? Ayúdame, Dios mío. Ayúdame. Aparta de mí ese cáliz. Me encuentro en una encrucijada, sometido a presiones demoníacas, a la tentación del súcubo impuro de la carne. Ayúdame, Señor, ayúdame.

¿Me oyes, Señor? Me oyes, pero acaso no me respondes por mis pecados. Te pido clemencia, piedad. Salva mi alma de las llamas del infierno, te lo suplico. No me dejes caer en la tentación y líbrame del mal, mi Señor.

¿Por qué no me respondes, oh, Tú, Creador? Mi arrepentimiento es sincero. ¿Acaso es posible, siquiera imaginable, que la crueldad humana anide en Tu pecho? ¿Puede ser que el contacto prolongado con nosotros, paupérrimos mortales, haya confundido Tu sabiduría eterna? Algo así parece impensable. Ilógico. Pero Tu silencio me trastorna y me asusta.

¿O quizá es que disfrutas viendo a los humanos revolviéndose en sus lamentos? Al fin y al cabo, si fuiste capaz de dejar que Tu hijo sucumbiera ante una tortura despiadada, ¿qué puedo esperar yo mejor que eso?

¿O quizás es que no puedes? A lo mejor quieres ayudarme, lo intentas con todo Tu esfuerzo, buscas en Tu viejo grimorio algún hechizo que pueda contener las furias naturales que, quizá, Tú no controlas. ¿Podría ser?

¿O estaré preguntándole al vacío?

Cayetano Gea Martín


Nagarjuna, el nihilista, escribió las siguientes vías de negación de Dios:
“Si Dios puede acabar con el mal en el mundo, pero no quiere, entonces es un Dios cruel. Si Dios quiere acabar con el mal y no puede, es un Dios inútil. Si Dios ni puede ni quiere acabar con el mal, es tan cruel como inútil. Y si puede y quiere, entonces, ¿por qué existe el mal en el mundo?”


O laudate dominum!
Praedicate deum
Amate creatorem,
Qui creavit mundum
Oh, laudate dominum!

Andi Deris – Laudate Dominum

7 comentarios:

Brainy dijo...

Yo me inclino por la opción de la pregunta al vacío.
Una pregunta que lanzo y que últimamente me asalta a menudo. Resulta que el otro día veo a alguiwen en la televesión diciendo que "grac ias a Dios" (los bomberos no tuvieron nada que ver) se pudo controlar la crecida de un río en un pueblo de Granada, pero ¿por qué nadie atribuye la crecida del río a la influencia de Dios? No ´se, son preguntas que me hago: cuando alguien sale de una operación a vida o muerte ha sido todo por influencia de Dios, pero nadie piensa que cuando se ha llegado a esa situación tal vez sea Dios también quien la ha propiciado. O no, claro, que para eso se inventó al Diablo...

Kay dijo...

Sí, señor... Espero que te hayas dado cuenta: la referencia final (la de "Andi Deris") era para que tú opinaras, jeje...

Isa S.B dijo...

Quizá simplemente ni quiera ni pueda por una simple cuestión de 'no ser' en todas sus variedades...
Saludos pecadores.

Martuki dijo...

Vas a ir al Infierno, así, con mayúsculas. Y te lo vas a pasar en grande, jodío...

Kay dijo...

ISA: Puees... Quizá, quizá. Pecaminosos saludos de vuelta.

MARTA: Espero veros a todos en mi periplo dantesco, ¡de gira mundial por el Hades, yeaah!
Besos de, ya know: "Yes, mighty warrior: what you hear now it's the suffering voices of all the heroes that crossed this lands before you" :P

Margot dijo...

Estoy con brainy, el vacío me gusta mucho más... el sinsentido me provoca urticaria y se me agotan hasta las preguntas...

Claro que hay quien habla de destino en lugar de dios y hay quien deja de creer en dios para acabar creyendo en todo... ufff, vaya lío!!

Nos vemos en el infierno, darling

Kay dijo...

De acuerdo con ambos... creo...

See ya in hell, Daisy!