miércoles, septiembre 30, 2009

Un acuerdo



Con la firme intención de resolver nuestras eternas diferencias, hoy he llegado a un acuerdo tácito con Dios: yo sigo sin creer en Él… y Él a cambio sigue no existiendo.


Cayetano Gea Martín

6 comentarios:

Cayetano dijo...

No me digas que no existe.
Yo que iba a pedirle cuentas por permitir tantas calamidades...

Kay dijo...

Nada, nada: Los humanos nos bastamos y sobramos para hacer todas esas burradas nosotros solitos...

Nestor dijo...

Vamos a ver:

Al principio Dios intentaba llevarnos por el buen camino. Pero tuvo que dejarlo porque solo se llevaba cabreos. Mirad todo el Antiguo Testamento. Luego se reencarno en su hijo (O lo que sea) para explicarlo directamente. Pero tampoco.

Es obvio, ya pasa del tema. Para disgutarse a lo tonto, mejor dedicarse a jugar a los dados.

Kay dijo...

Teoría... Interesante... Ten...

Alfredo C. P. Carrozza dijo...

Qué ganas de perder energía criticando a Dios... es lo mismo que te pongas a criticar a un número dividido por cero...

Kay dijo...

También es verdad, Alfie...