lunes, septiembre 28, 2009

Thomas Bernhard - Tala


Thomas Bernhard fue un escritor maldito en vida. En su ciudad natal, Viena, se le despreciaba con ese odio sistemático y a la vez tan sutil de la sociedad austríaca. Ahora, sin embargo, tras su muerte, es todo un símbolo del nacional. Leyéndolo, se comprende por qué no cayó en gracia en su día: con desalmada ironía y con verdadero conocimiento de causa, Bernhard se ensaña con la burguesía vienesa y sus carencias, tanto afectivas como intelectuales. Nada se escapa a su mirada cargada de ese odio que solamente los escritores son capaces de albergar: ni la señora de clase alta venida a menos y que tiene que aparentar delante de sus invitados una opulencia de la cual carece, ni el actor del Burgtheater al que todos adoran como si fuera un Dios, cuando en el fondo no es más que un viejo inútil.

Pero Tala es, por encima de todo, un análisis de la tremenda complejidad de los sentimientos y de las relaciones humanas. En pocos libros he podido encontrar un análisis tan exhaustivo como en éste.

El libro está escrito en primera persona y resulta bastante autobiográfico. Al igual que el hombre del subsuelo de Dostoievsky, el personaje de Thomas resulta nauseabundo debido a su cobardía física y a su pusilanimidad, aunque no deja de tener razón en cuanto a sus críticas a la sociedad.

En los primeros instantes, el libro se puede hacer algo cuesta arriba, debido a que no tiene capítulos y está todo en un mismo párrafo. Aún así, cuando se vence el tedio que puede entrar al lector poco experimentado en este tipo de literatura en primera persona (libros en los que se expresan los pensamientos del escritor tal cual, como el Ulises de Joyce), sorprende, agrada y enriquece.

Un libro muy recomendable, sobre todo para aquellos que conozcan lo bello de la capital austríaca, pero no sus vericuetos y su sociedad altanera y decadente. Aunque, como dice el propio Thomas Bernhard en el libro:

“Por espantosa que la haya encontrado siempre, es para mí, sin embargo, la mejor de las ciudades, esa Viena siempre odiada por mí, mi querida Viena.”

Thomas Bernhard – Tala
Alianza Editorial. Biblioteca de Autor (bolsillo)
208 páginas. 6,75 €.

4 comentarios:

Cayetano dijo...

Lo de Viena querida, Viena odiada ¿de qué me suena?

Kay dijo...

JE...

Isa SB dijo...

Tomo nota, un día de estos los libros me echarán de casa (si pueden claro, que soy muy 'cariñosa' y no me alejo de ellos).
Un abrazo.

Kay dijo...

Esperemos, Isa, que no hagan fuerza común entre ellos: nos iría mal a más de uno... Sería como las rebeliones de ciencia-ficción de las máquinas, pero de libros... Saldrían los libros a la calle y... ¡Divago! Gracias por pasarte.
¡Un abrazo!