lunes, agosto 24, 2009

Cuestión teológica rápida y mala




-Lo monstruos no existen, ¿verdad papá?

-No, hijo. Son unas patrañas que les contamos a los niños para poder tenerlos bajo control.

-Tampoco existen los Reyes Magos.

-No, tampoco, lo siento. A lo mayores nos gusta que nuestros hijos tengan ilusión cuando son pequeños. Luego cuando crecen, les hacemos perder la inocencia de golpe.

-Ni el ratoncito Pérez, ni las brujas, ni los magos, ni los dragones, ni los elfos.

-Me temo que no, hijo. Son todo criaturas mitológicas que sirven para decorar miles y miles de libros infantiles, en lo cuales os decimos que sí, que son reales, que tenéis que tener imaginación para poder creer en ellos.

-¿Y Dios?

-Dios sí que existe, hijo mío. Por supuesto. Y cuida de ti y de mí y de mamá. Y la abuelita está con Él.

-¿Y no es también una patraña? ¿Una que cuentan los adultos a otros adultos para poder tenerlos bajo control?


Cayetano Gea Martín

7 comentarios:

Cayetano dijo...

Como monseñor Cañizares -Monse para los amigos- se entere, serás excomulgado ipso facto por difundir infundados argumentos sobre la fe, porque decir que el Ratón Pérez son los padres es un gran pecado, además de un craso error.
Quedas advertido, forastero.

Margot dijo...

Si tuviera que elegir, que no es el caso, me quedaría con los camellos de los Reyes Magos...

Esos sí que tienen prestancia!

Besos reencontrados!

Kay dijo...

Ya... Salvo cuando tienes unos padres ex-hippies que te dicen que todo eso es mentira desde un principio, ejem...

Marga: ¡Oleee! ¡Aquí estás, oleeeé!

Alfredo C. P. Carrozza dijo...

¡¿Qué?! ¡¿El Ratoncito Pérez no existe?!

Kay dijo...

No, Alfredo... Ni te deja vírgenes a los pies de tu cama cada vez que te arrancan un diente en un bar... Shame...

Alfredo C. P. Carrozza dijo...

Vírgenes?? Si después de sacarme un diente, lo que menos quiero lidiar es con una vírgen.

Lo que necesitaría en ese momento sería una zorra más que experimentada para hacerme olvidar...

Cayetano dijo...

¡Mariconsón!