miércoles, julio 01, 2009

Reflexión




- ¿Y qué es todo si no espanto? Nada dura para siempre, y a veces creo que si estuviera vivo un solo segundo más sería capaz de morirme del horror, sabedor de que el tiempo es una quimera, de que ese segundo está compuesto por infinitas unidades de tiempo. ¿Cuántos momentos en nuestra vida nos parecen eternos? Y sin embargo, ¿cuántos otros, por desgracia, nos resultan tan efímeros? La eternidad nos susurra constantemente, pero preferimos creernos superiores a nosotros mismos, antes que reconocer la simbiosis tautológica entre el tiempo y la existencia. No podemos separar ambos conceptos, ya que son, básicamente, lo mismo. Existimos porque navegamos dentro de las corrientes temporales. Y el tiempo existe gracias a nosotros. Le damos sentido, algo que medir. Medición. ¿Acaso todo debe regirse por cuestión de métrica? Empero, nada es eterno, ni vagamente parecido, pero al mismo tiempo, el tiempo lo es. ¿Parece un soliloquio sin sentido? Discúlpame si me dejo llevar por arrebatos filosóficos. Praxis, maestro, praxis, le dijo el alumno al viejo profesor. Básicamente quiero decir que el tiempo es mentira, una burla del cosmos. Y que nada es breve o largo en el tiempo, ya que éste no existe. He dicho.

- Joder. Además de eyaculador precoz con excusas.


Cayetano Gea Martín


5 comentarios:

Cayetano dijo...

Parecía un monólogo, pero no.
Ya sabes lo que decía Larra: el tiempo no pasa. Somos nosotros los que pasamos por él. ¡Toma ya! Te desbarata la teoría de que tiempo y existencia son lo mismo.
Te decía si sabes algo de Alfredo. No da señales. El pobre debe estar en Madrid pasando calor, etc.
Un besito de tu papi biológico.

Alfredo C. P. Carrozza dijo...

El tiempo, maldito capullo que se va de las manos. Se pasan los segundos, los minutos, las horas, los días, las semanas... meses, se va y se va. Si no hay una meta, ese tiempo se va en vano, no se puede ir deambulando de aquí para allá sin sentido.

Cayetano y Kay, gracias por preocuparos por mí, estoy bien, ejercitándome un poco y sobreviviendo al, ya conocido para mí, calor de Madrid.

Buenas noticias, empezaré a partir de mañana enseñar química en una academia de un amigo. A ver qué tal va...

Ya os iré contando.

Saludos

Alfredo C. P. Carrozza dijo...

Creo que me he hecho lío con el "preocuparos", me tenéis que comprender que todavía no estoy muy ducho en el uso de la segunda persona del plural. (Aunque mi meta es usarlo exclusivamente en el lenguaje escrito).

Cayetano dijo...

Me alegra saber que estás bien, Alfredo.
Cuídate o cuidate.

Kay dijo...

Pater,
Ni siquiera a nivel científico el tiempo y la existencia son lo mismo...
Por lo que veo, Alfie ya está aquí...
Besos de tu hijo putativo

Alfie,
Te rodean los Cayetanos Geas, me temo... Me alegro por tu currillo... Que se te de bien!
Abrazos