miércoles, marzo 11, 2009

Un gato suelto en Viena



Capítulo I. Vientos de cambio

10 de marzo de 2009

La oportunidad golpea mi puerta en estos días, pero lo hace de manera gentil. Es casi más una opción que algo impuesto. No tengo ningún tipo de deseo de frustrar mis propias esperanzas y, por primera vez en mi vida, la decisión parece meridiana.

Aquellos que me conocen más (no por más interés, si no por una mera lejanía espacial) ya saben de qué estoy hablando. En resumidas cuentas, me marcho por una temporada de Madrid (capital de ese reino egoísta y fragmentado llamado España o Tierra de Conejos) en busca de nuevos horizontes. Puede que sea mi última oportunidad y en esta vida hay que coger el toro por los cuernos siempre que se tiene ocasión.

Durante años he deseado un momento como éste, deseando probar fortuna en otros lugares. Y no lo hago por despecho a la Madre Patria si no más bien por curiosidad y búsqueda compulsiva de conocimiento. Todo se alinea a mi conveniencia: me encuentro sin trabajo, sin pareja y sin morada: las condiciones son perfectas para empezar de cero en otro lugar. Y si el experimento resulta fallido, volveré por mis fueros una vez más.

¿Destino? Viena, la hermosa Viena, donde me espera un muy amigo (no sabe él cuán importante es para mí su amistad) y otros más, personas excelentes que, a buen seguro, me acogerán con los brazos abiertos (aquí iba a insertar una grosería facilona, pero prefiero brindársela a Alfredo en bandeja).

Sin nada más (y nada menos), me despido por hoy. Aún seguiré viviendo en la eterna Madrid desde abril hasta mayo, fecha en la cual, si los hados me son propicios, partiré hacia nuevos horizontes.

Reciban vuecencias besos y abrazos de


Cayetano Gea Martín


Opportunity came to my door
When I thought I might need a ride

Gamma Ray – Opportunity


5 comentarios:

Alfredo "Kanji Hakase" dijo...

Ay, ay, Cayetano, me alegro que estés en esa posición. También me pone contento que todo el mundo te recibió con las piernas abiertas... eh digo, ¡con los brazos abiertos! «fue un lapsus»

Sólo lamento que no nos veamos más tiempo antes de tu partida definitiva, ya que de seguro no volveré de mi viaje antes de mediado de Abril.

Muchos besos, y ya me contarás, lo que me tengas que contar.

Alfred

Margot dijo...

Pues nada, gato suelto bien se lame... no era así? jeje

Y haré todo tipo de conjuros y ollas para que los hados sean propicios, ou yeah!

Besos vieneses

Tenso dijo...

Yo te voy a responder desde el egoismo más sincero:

¡¡Quedate con nosotros aqui abajo!!
¡Aquí todos flotamos!
¡Y tenemos globos!

Pero bien pesando ya estoy siendo el mismo mariquita cobarde de siempre:

¡¡¡DALE CAÑA AL MUNDO,TÍO!!!

Kay dijo...

Ay, nene Alfredito... Si vienes a mediados de Abril, aún tengo un mes para verte, ladrón.
Ya te contaré... Lo que te tenga que contar...

Margie,
Po zí. Y parece que tus conxuros surten efecto, sí...
Besos madrileños

Ten,
Mira que invoco a la tortuga para que te de caña...
Saludotes

MalaVida dijo...

Espero que te sienten muy bien los nuevos aires y que como se suele decir "eches raíces", jejejejeje

Besos