jueves, febrero 19, 2009

Moraleja inútil (o mal soneto)




Me decía Shakespeare ayer por la tarde
Que la vida es una ponzoña eterna,
Y yo, por no parecer un mero cobarde
Le rebatí con furiosos anatemas.

“Confesémonos, maestro, y aceptemos lo bello”
Dije yo, y él, airado, me respondió petulante:
“Te juro, oh tú, ibero torpe, por mi sello,
Que al no ser Quijote te quedas en Rocinante”

Me zahirieron sus palabras altivas,
Pero agaché las orejas y cerré la boca.
Y resignado, volví a ocuparme de mis asuntos.

Moraleja inútil para una sana y buena vida:
Aunque creas que en algo no te equivocas,
No es aconsejable discutir con los difuntos.


Cayetano Gea Martín


5 comentarios:

Martuki dijo...

Jeje, qué bueno!

Alfredo C. P. Carrozza dijo...

Este Guillermo Shakespiro, siempre dando por culo... vaya a hablarle a una calavera, y deje vivir a los demás.

Elisa dijo...

kayy (me acostumbre a llamarte así) tenes razón no es aconsejable discutir con los difuntos, el otro día estuve discutiendo con Nietzsche sobre algo,pero bueno... quien soy yo para discutirle!!
un beso desde uruguay con mucho calor (40º) y enfrente a a la computadora leyendo tu blog y tomando coca cola
abrazos !
Elisa (Lucía)

Isa SB dijo...

¡Ay Kay! ¡mira que molestar a los muertos! Por si te sirve de consuelo, sé de muy buena tinta que Rocinante, molesto, le propinó una coz...
Un beso.

Kay dijo...

Martuki,
Gracias por los elogios... Sólo comentas las entradas chorras, jejeje... Besotes

Alfie,
Sekspir también me dijo que estaba enamorado de tí aunque tu anterior pareja se suicidara por tu culpa...

Eli,
Pues nada, Kay seré :) No discutas con Nietzsche, que las mujeres no resultan de su agrado... Pelín machista el bigotes...
Besos iberos de invierno al sol...

Isa,
Qué va, si el pobre de Rocinante no te fuerza ni para cargar a su amo, de lo flaco y comido por las pulgas que estaba...
Besos literarios